24 mar. 2012

En la Sucursal Mendoza

Compañero (55) (luego de un discurso contra la tecnología y a favor de las relaciones a la antigua) - Eh despues que me tocaste la pecé me desaparecieron los contactos.
Yo (39) - ¿Y para que querés los contactos en el correo?, los contactos que valen la pena se llevan acá, en el corazón...lo demás es superficial.
Compañero - Me cagaste, dame un litro de querosen y un f'ósforo que prendo fuego la pecé y listo.

(Igual los contactos no habían desaparecido)